Azímur

El Camino de la Sangrada Catrina

Dulien continuaba su travesía en Búho junto a sus compañeros , abandonando su pueblo natal y rompiendo sus votos de caballero, para aventurarse en el viaje más emocionante que tendrían en sus vidas. El transporte los dejaría en La Cloaka, una ciudad sin ley a medio camino entre Tómira y la capital donde esperarían de nuevo al anochecer para continuar. Mientras sobrevolaban los bosques y llanuras, Dulien preguntó a Kúnaj sobre el nombre de aquel camino.

-Oxa ¿Por qué se llama Camino de la Sangrienta Catrina? Tú siempre estás robando a los viajeros, algo habrás oído.

-No robo, solo tomo prestado – dijo Kúnaj molesto-. Pero sí, muchas historias hablan sobre el origen de esta ruta y su peculiar nombre. Pero esta es la más común.

<<Catrina era una hermosa humana que vivía Tómira, tenía el pelo dorado con rizos y ojos caramelo. Su tez era blanca y sus carnoso labios rosas. Por lances del destino, se enamoró de un caballero que no habitaba el poblado. No tenían mucho tiempo para estar juntos, el deber del caballero estaba con el gobernador de la capital y el de Catrina con su familia en Tómira. Siempre se las ingeniaban para verse en este mismo camino, pero un día, cuando Catrina se escabulló de sus quehaceres para visitar al caballero, se encontró a su amado besando a otra mujer, las leyendas cuentan que fue una de las bellas Rusalkas, brujas por naturaleza, que embaucan tanto  hombres como mujeres. Catrina al ver la escena, se marchó llorando y halló el altar de la Diosa Abla, sin pensarlo dos veces se postró ante la estatua suplicando venganza…>>

-¿Y qué pasó? – Dijo una voz detrás de Kúnaj. Casi todos los pasajeros estaban escuchando la historia del nórbak, lo que le dio una idea a este antes de continuar su relato.

-O vaya parece que he perdido la memoria, tal vez un par de nedas por oyente me la refresque

-Oxa, ¿pero de qué vas?- dijo uno de los pasajeros

-Si tienes alguna queja ¿por qué no se lo comentas al departamento de reclamaciones?- Kúnaj señaló la imponente figura de Hordanel. El nórbak estaba acostumbrado a las triquiñuelas de su amigo y como siempre le seguía el rollo, dio un golpe al suelo de la jaula con el mango de su maza haciéndola temblar en pos de intimidar.

-Malditos nórbaks- susurró el pasajero-. Pero tengo demasiada curiosidad, toma tus putas nedas y que te jodan.- Dicho esto y una vez cobrado las nedas, Kúnaj hizo gala de su sobrenombre El Embaucador prosiguiendo con la historia

<<Catrina se vio envuelta en los poderes de la Diosa que transformó su hermoso rostro en una calavera de huesos rojos. Su pelo se estiró y cambió a un color negro oscuro. Las delicadas manos de la humana se convirtieron en garras con un solo propósito, matar al traidor. Catrina volvió al lugar encontrándose con el caballero que esperaba su llegada, sin atisbo de piedad en sus ojos, acabó con el soldado que no tuvo ni la más mínima oportunidad. La mujer nunca recuperó su forma humana y quedó empapada con la sangre del caballero de la cual nunca se pudo desprender. Cuentan que vaga por el camino entre Tómira y Soho, la capital, buscando a la rusalka que le privó de su amor. Por este motivo, hay una línea roja en el centro del camino que simboliza el vagar de la Sangrada Catrina. >>

-Las mujeres están fatal – dijo Hordanel.

-Azímur, Capítulo 2

Sangrada Catrina
By: Nise Loftsteinn
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.